https://unsplash.com/photos/nMffL1zjbw4?utm_source=unPhoto by Brooke Lark on Unsplash

¿Estarías dispuesto a decirle sí a tu crecimiento personal para desarrollar tus capacidades como líder?

Si eres auténtico y genuido lograrás convertite en un líder ideal. Tratar de imitar a otros o convertirte en una réplica de alguien más logrará el efecto contrario, reducir tu liderazgo. Aunque hoy en día hay un culto a las personalidades imbatible. Creemos que actuar o ser como los demás hará que nos lleve más allá, convirtiéndote en personajes.

Los líderes auténticos demuestran una pasión por su propósito, practican sus valores consistentemente y lideran tanto con el corazón como con la cabeza. Establecen relaciones significativas de largo plazo y tienen la autodisciplina para obtener resultados. Saben quiénes son.

Un líder prueba sus experiencias propias en el mundo real que lo rodea y remarca su historia de vida para entender su esencia. Al hacerlo, descubren el propósito de su liderazgo y aprenden que ser auténticos los hacía más eficaces.

No hace falta esperar un espaldarazo. No hace falta encontrarse en la cima de la organización. Por el contrario, usted puede descubrir su potencial ahora mismo. El desafío es entendernos a nosotros mismos lo suficientemente bien para descubrir dónde podemos emplear nuestras dotes de liderazgo para servir a otros.

Descubrir su auténtico liderazgo requiere del compromiso de desarrollarse a sí mismo. Al igual que los músicos, los bailarines y los atletas, usted debe dedicar toda una vida a concretar su potencial.

Acá les dejamos algunas ideas para lograr ese potencial:

Aprenda de su historia de vida

Tu propia historia es importante, representa tu trayectoria, lo que eres, tu formación, tus pensamientos, tu origen. El trayecto hacia el liderazgo auténtico comienza con entender la historia de su vida. Su historia de vida le permite encontrar la inspiración para hacer un impacto en el mundo.

Lo que importa es su narración personal, no los meros hechos de su vida. La narración de su vida es como una grabación permanente dentro de su cabeza. Una y otra vez, usted reproduce los acontecimientos e interacciones personales que son importantes para su vida, tratando de encontrarles un sentido para hallar su lugar en el mundo.

No hay vida perfecta, y aunque existan figuras positivas que nos inspiren, las experiencias difíciles son las que más enseñan. Descubrir los efectos transformadores de la pérdida de un empleo, una enfermedad, la muerte prematura de un pariente o amigo cercano y la sensación de ser excluido, discriminado y rechazado por sus pares. Pero, más que verse a sí mismos como víctimas, los líderes auténticos utilizaron estas experiencias formativas para dar sentido a sus vidas. Remarcan estos sucesos para sobreponerse a sus desafíos y descubrir su pasión por liderar.

El Autoconocimiento

Dicen que, con el tiempo, llega la experiencia. Aquellos que, al comienzo de sus carreras, están tan concentrados en ganarse un lugar en el mundo, pueden dejar poco tiempo para la autoexploración. Se esfuerzan por lograr el éxito de maneras tangibles que sean reconocidas en el mundo externo: dinero, fama, poder, estatus o acciones en alza. Con frecuencia su impulso les permite ser exitosos profesionalmente durante un tiempo, pero son incapaces de mantener ese éxito. A medida que envejecen, pueden descubrir que algo falta en sus vidas y darse cuenta de que se están privándose de ser las personas que querían ser. Conocer su ser verdadero requiere de valentía y honestidad para abrirse y examinar sus experiencias. Cuando lo hacen, los líderes se vuelven más humanos y dispuestos a ser vulnerables.

No niegue su camino, aparte el ego para poder atenuar sus inseguridades o temores. Los líderes auténticos se dan cuenta de que tienen que estar dispuestos a recibir feedback, especialmente del tipo que no quieren escuchar.

Practique sus valores y principios

Los valores que forman la base del liderazgo auténtico se derivan de sus creencias y convicciones, pero usted no sabrá cuáles son sus verdaderos valores hasta que sean puestos a prueba bajo presión. Es relativamente fácil enumerar sus valores y guiarse por ellos cuando las cosas marchan bien. Cuando su éxito, su carrera o incluso su vida penden de un hilo, usted aprende qué es lo más importante, qué está preparado para sacrificar y qué concesiones está dispuesto a hacer.

Los principios de liderazgo son valores llevados a la acción.

Equilibre sus motivaciones

Debido a que los líderes auténticos necesitan mantener altos niveles de motivación y conservar sus vidas en equilibrio, les resulta de vital importancia entender qué los impulsa. La forma de medir el éxito puede ser el dinero, el estatus, la vida social, pero también el hacer crecer a otros, ayudar a desarrollarlos y ser partícipe. Si usted está comenzando por esta vía, cuídense de no dejarse atrapar por las expectativas de otros, ya sean, expectativas sociales, o de sus pares o de sus padres. Sus motivaciones deben ser auténticas y pertenecer a su ser.

Apartarse de la validación externa del logro personal no siempre es fácil. Los líderes orientados al logro crecen tan acostumbrados a sucesivos éxitos en sus primeros años que se requiere valor para ir tras sus motivaciones intrínsecas. Pero en algún punto, la mayoría de los líderes reconoce que necesitan abordar preguntas más difíciles para perseguir un éxito verdadero.

El Apoyo es Predominante

Ser líder también es tener humildad. Los líderes no pueden tener éxito por sí solos; incluso los ejecutivos en apariencia más seguros necesitan apoyo y consejo. Sin relaciones sólidas que entreguen perspectiva, es muy fácil perder el rumbo.


Los líderes auténticos forman extraordinarios equipos de apoyo que les ayudan a mantenerse en la senda correcta. Estos equipos los aconsejan en momentos de incertidumbre, los asisten en momentos de dificultad y celebran con ellos en momentos de éxito. Después de sus días más duros, los líderes encuentran alivio en estar con personas en las que pueden confiar, mostrarse abiertos y vulnerables. Durante épocas malas, atesoran a los amigos que los aprecian por ser quienes son, no por lo que son. Los líderes auténticos encuentran que sus equipos de apoyo proporcionan validación, consejo, perspectiva y llamados a corregir el rumbo cuando es necesario.

Un equipo de apoyo comienza teniendo al menos una persona en su vida con la cual usted pueda ser completamente
usted mismo, con todas sus imperfecciones, y aun así ser aceptado incondicionalmente. A menudo esa persona es la única que puede decirle la verdad honesta. La mayoría de los líderes tiene su relación más cercana con sus cónyuges, aunque algunos desarrollan estos lazos con otro miembro de la familia, un amigo cercano o un mentor de confianza. Cuando los líderes pueden descansar en un apoyo incondicional, es más probable que se acepten a sí mismos como realmente son.

Mantenga Equilibrio en su Vida

Los excesos pueden ser el camino a la destrucción. Integrar sus vidas es uno de los mayores desafíos que enfrentan
los líderes. Para llevar una vida equilibrada, usted necesita reunir todos los elementos que la constituyen –trabajo, familia, comunidad y amigos– de manera que pueda ser la misma persona en cada entorno. Piense en su vida como en una casa, con un dormitorio para su vida personal, un estudio para su vida profesional, un cuarto familiar para su familia y una sala de estar para compartir con sus amigos.

Los líderes auténticos tienen una presencia firme y segura. No se presentan como una persona un día, y como otra al
día siguiente. La integración exige disciplina, especialmente durante períodos de estrés, cuando es fácil volverse reactivo y volver a caer en malos hábitos.

Para los líderes auténticos, la vida personal y la vida profesional no son un juego de suma cero. Liderar es un trabajo sumamente estresante. No hay forma de evitar el estrés cuando se es responsable de personas, organizaciones, resultados y de manejar las constantes incertidumbres del entorno. Cuanto más alto se llega, mayor es la libertad para controlar el propio destino, pero mayor es también el grado de estrés. La pregunta no es si usted puede evitar el estrés, sino cómo controlarlo para mantener su propio sentido de equilibrio.

Extractos Tomando del Artículo: Descubra su auténtico liderazgo, de Bill George, Peter Sims, Andrew N. McLean y
Diana May en Harvard Business Review. Publicación: Diciembre de 2011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *